¿Son tan baratas las aseguradoras de bajo coste?

 

La crisis nos afecta a todos, por lo que muchos dirigimos nuestras miradas a las aseguradoras que se anuncian como low cost, o de bajo coste, con la esperanza de encontrar un seguro de coche barato, que nos permita hacer frente al pago de la póliza.

Muchas personas sospechan de este tipo de seguros y de sus precios, y creo que aquí tienen razón y podemos referirnos al dicho que dice que nadie da duros a cuatro pesetas, ya que la calidad de estos seguros no es la más adecuada, y en muchos casos sus precios no son tan bajos.

Es innegable que cuando una compañía da un servicio de calidad, éste hay que pagarlo, y una empresa de seguros no puede ofrecer seguros de coche de calidad a precios muy bajos, a no ser que haga lo que hacen este tipo de compañías.

Respondiendo a la pregunta que titula el artículo, las compañías de bajo coste no son tan baratas. Incluso me atrevería a decir, que en muchos casos su precio es igual o incluso superior al de las compañías que conocemos desde siempre.

Y es que estas compañías ofrecen seguros de coche de bajo coste, pero a costa de reducir las coberturas a la mínima expresión, algo que sucede con las indemnizaciones por la muerte del conductor.

También eliminan de sus pólizas algunas coberturas tan básicas como la asistencia en carretera, que todos consideramos como imprescindible en cualquier seguro de coche, y que en el caso de estas compañías se ofrece como extra.

Por eso, antes de contratar tu seguro de coche con una de ellas, lo mejor es que compares el precio final, añadiendo todo lo que consideres imprescindible, con lo que te cuesta un seguro de calidad.

Si hay diferencia de precio, en muchas ocasiones ésta será mínima a favor de la compañía de bajo coste, por lo que no merecerá la pena arriesgarte a contratar una póliza de una calidad ínfima, que te dará problemas cuando más falta te haga.

Puedo poner el seguro de coche a nombre de mi padre?

Cuando tienes 18 años y te sacas el carnet es casi imposible que una compañía de seguros te proporcione un seguro para tu coche, y cuando lo hacen los precios son tan altos que en muchas ocasiones no merece la pena.

Una práctica habitual, consiste en poner el seguro a nombre del padre, de la madre o de algún familiar con carnet de conducir y antigüedad suficiente como para que el seguro tenga un precio normal. De esta forma, el coche está asegurado, y las autoridades no pondrán ningún problema al joven conductor si lo paran para pedirle la documentación del vehículo.

Mucha gente lo desconoce, pero esta práctica puede traernos disgustos muy serios, que pueden terminar por dejar sin patrimonio al titular del seguro, ya que en caso de un accidente grave, si el coche era conducido por el joven, el seguro no se hará cargo de nada, ya que en sus cláusulas la mayoría de las compañías ponen que no aseguran a personas menores de 25-26 años.

En el caso de un pequeño siniestro, en el cual no intervienen las autoridades no hay problema, ya que el joven conductor puede rellenar el parte con los datos del titular, y nadie sabrá quién conducía el coche.

El problema viene cuando las autoridades intervienen, hacen un atestado y reflejan en él quién conducía el coche. Este atestado llegará a la aseguradora, y verá que el conductor del coche era alguien que, por sus clausulas, estaba excluido.

Aquí es cuando vienen los problemas. El seguro indemnizará a la otra parte si tiene que hacerlo, ya que no tiene culpa de nada, pero pedirá el importe al titular del seguro o al conductor, ya que la persona que conducía estaba excluida por su edad en la póliza.

No creo que tenga que decirte lo que puede suponer indemnizar a la parte contraria por el arreglo del coche, gastos de hospitalización, baja laboral, rehabilitación o una muerte de la parte contraria. Sin hacer cuentas son muchos miles de euros, por lo que creo que no merece la pena correr el riesgo de poner el seguro a nombre de un familiar.

Buscaron por: