La tradición de las latas en los coches de los novios

 

Desde tiempos ancestrales el acto del matrimonio fue rodeado por rituales que son místicos, que los novios cumplen en muchas ocasiones al pie de la letra para ahuyentar los malos espíritus: por ejemplo el velo de la novia, el cruce de los umbrales de las puertas con la esposa en brazos, un ajuar de novia con algo nuevo, algo usado, algo prestado y algo azul. Hoy, muchas parejas lo implementan a tradiciones de este tipo en casamientos porque las consideran curiosas y divertidas. Este caso es el de las latas de los recién casados.

Este divertido hábito tiene muchos orígenes y explicaciones, hay quienes dicen que viene de la dinastía Tudor en sus casamientos era habitual que los invitados le tiraran los zapatos a los novios, si uno golpeaba el carruaje era considerado sinónimo de felicidad y de buenos augurios para las parejas. Otros sostienen que el sonido de repicar de las latas contra el suelo espanta los malos espíritus que pueden asechar a los recién casados y les protege en el camino.

Sea cual sea el significado hoy se usa para decorar el auto ya que es algo atractivo a la vista y divertido que llama la atención y marca el recorrido de los novios.

Tienes varias alternativas al momento de seleccionar los envases: los puedes pintar de blanco, escribirles las frases cortas o palabras, pintarla con colores vivos y variados o utilizar latas de la marca de cerveza preferida.

Otra opción para los que no les guste como lucen las latas en el coche, es colgar otros accesorios como globos o campanas. Y para completar el estilo o look norteamericano puedes poner un cartel por ejemplo que diga recién casado o algún texto gracioso y original que llame a todas las miradas

Puedo poner el seguro de coche a nombre de mi padre?

Cuando tienes 18 años y te sacas el carnet es casi imposible que una compañía de seguros te proporcione un seguro para tu coche, y cuando lo hacen los precios son tan altos que en muchas ocasiones no merece la pena.

Una práctica habitual, consiste en poner el seguro a nombre del padre, de la madre o de algún familiar con carnet de conducir y antigüedad suficiente como para que el seguro tenga un precio normal. De esta forma, el coche está asegurado, y las autoridades no pondrán ningún problema al joven conductor si lo paran para pedirle la documentación del vehículo.

Mucha gente lo desconoce, pero esta práctica puede traernos disgustos muy serios, que pueden terminar por dejar sin patrimonio al titular del seguro, ya que en caso de un accidente grave, si el coche era conducido por el joven, el seguro no se hará cargo de nada, ya que en sus cláusulas la mayoría de las compañías ponen que no aseguran a personas menores de 25-26 años.

En el caso de un pequeño siniestro, en el cual no intervienen las autoridades no hay problema, ya que el joven conductor puede rellenar el parte con los datos del titular, y nadie sabrá quién conducía el coche.

El problema viene cuando las autoridades intervienen, hacen un atestado y reflejan en él quién conducía el coche. Este atestado llegará a la aseguradora, y verá que el conductor del coche era alguien que, por sus clausulas, estaba excluido.

Aquí es cuando vienen los problemas. El seguro indemnizará a la otra parte si tiene que hacerlo, ya que no tiene culpa de nada, pero pedirá el importe al titular del seguro o al conductor, ya que la persona que conducía estaba excluida por su edad en la póliza.

No creo que tenga que decirte lo que puede suponer indemnizar a la parte contraria por el arreglo del coche, gastos de hospitalización, baja laboral, rehabilitación o una muerte de la parte contraria. Sin hacer cuentas son muchos miles de euros, por lo que creo que no merece la pena correr el riesgo de poner el seguro a nombre de un familiar.