Cuál es el plazo para recibir una indemnización

Cuando tu vehículo sufra daño puede ser reparado, es decir, puede ser cubierto sus gastos con una “plena indemnización”, generalmente el asegurador paga el costo directamente a la tienda de reparaciones. Serás responsable del pago de la franquicia, que debe realizarse directamente en el taller, en el momento del retiro del vehículo. Sin embargo, si el accidente causó daños a la propiedad de terceros, en la mayoría de los casos el asegurador paga la indemnización de pérdidas directamente al proveedor del servicio, por ejemplo, una tienda de máquina, en el caso de un vehículo.

Las compañías de seguros, en general, permiten el comienzo de las reparaciones un día o dos, a lo sumo, una vez que proporciones la reclamación y el vehículo es llevado al taller. En el caso de indemnización completa – daños con “plena indemnización” o robo, el plazo máximo para el pago de la indemnización es de treinta días naturales desde la entrega de los documentos solicitados. Si, eventualmente, la aseguradora solicita documentos adicionales a los que ya han sido entregados, contando el plazo de 30 días se interrumpe.

Al entregar la documentación solicitada, el período de pago comenzará a contarse. Por otro lado, cuando la documentación está completa desde el principio, los aseguradores tienden a pagar reparaciones completa en menos de 30 días. La agilidad da un diferencial de calidad de servicio, en tiempos de fuerte competencia.

Suponiendo que has recibido la completa indemnidad por el vehículo asegurado, esta propiedad debe ser transferida a la compañía de seguros, que será capaz de venderlo. En caso de que todavía estes pagando tu auto con un financiamiento, los beneficios que serán descontados por la indemnización que recibirás de la compañía de seguros, para el ajuste de cuentas con la financiera.

 

Todo lo que hay que saber sobre las franquicias de los seguros

 

A la hora de contratar un seguro de coche a todo riesgo, todas las compañías de seguros nos dan la posibilidad de hacerlo tanto con franquicia como sin ella. En un primer momento, casi todos elegimos un seguro con franquicia, ya que la diferencia de precio es notable, y el seguro con franquicia es mucho más barato.

Las aseguradoras, además, suelen empujarnos a contratar un seguro a todo riesgo con franquicia, ya que en el caso de que seamos nosotros los culpables del accidente, compartimos el coste de la reparación con ellos, hasta el límite de nuestra franquicia.

Eso significa que si la franquicia es de 600€, por un accidente en el cual nosotros tenemos la culpa y nuestro coche sufre desperfectos, la aseguradora nos cobra 600€, y si el coste de la reparación es mayor, es la compañía la que se hace cargo.

Visto así parece un trato muy ventajoso, pero a las compañías se les olvida explicar cómo aplican la franquicia, y se aprovechan un poco de la ignorancia de sus clientes para venderles este tipo de seguro.

Para explicar bien en qué consiste la franquicia, vamos a retomar el ejemplo anterior, en el cual la franquicia es de 600€, y la culpa del siniestro es nuestra, o no hay culpable, como cuando nos rayan el coche.

Cuando algún vándalo nos raya el coche lo suele hacer por todos los lados, y a veces incluso por el techo. Es entonces cuando descubrimos en qué consisten la franquicia, ya que muchas compañías aplican una a cada lado del coche, es decir, que podemos terminar pagando 600€ multiplicados por 5 (laterales, frente, trasera y techo), por lo que una franquicia de 600€, se convertiría en una de 3.000€.

Por eso, cuando contrates un seguro a todo riesgo con franquicia, antes de firmar, pide que te expliquen con todo detalle en qué casos se aplica y cómo se aplica, no vaya a ser que te lleves una sorpresa más que desagradable.