Diez hechos automovilísticos tan ridículos que te sorprenderán.

    Un vehículo altamente lujoso, además de ostentar opulencia, distancia y categoría, básicamente te provee aquello que sería más que necesario tener como posesión material. Pero, todo está a la subjetividad, a la opinión del observador, si bien, las formas estilizadas, una ingeniería moderna y llamativa, y claro, una marca fuerte que respalde esas características contribuirá a su «lujosidad», no obstante a quienes puedan costear sus…